A young man is visibly smiling behind a blue medical-grade mask.

Seguramente está  ansioso por dejar atrás la pandemia de COVID-19. Pero si usted o sus hijos no están vacunados, no tan rápido. El más reciente villano del coronavirus—la variante Delta—ha demostrado ser el propagador más rápido e infeccioso.

Aunque fue un recién llegado virtual en marzo pasado, ya está vinculado a más del 40 por ciento de las pruebas positivas de COVID-19.

Todos los virus, incluido el SARS-CoV-2, desarrollan pequeños cambios en su código genético a medida que se replican. Tales variaciones en el virus son de esperar: la transformación del virus es una constante. Es por ello que las vacunas contra la gripe se adaptan anualmente a las últimas mutaciones.

Pero Delta no es su cepa promedio. La Organización Mundial de la Salud, la cual nombra las variantes, llama a esta "la más rápida y apta".

He aquí por qué Delta es motivo de preocupación y lo que significa para usted y su familia.

¿Por qué la variante DELTA COVID-19 se propaga más rápido? ¿Es más contagiosa y por qué?

La variación, también llamada B.1.617.2, se detectó por primera vez en la India en octubre de 2020 y pronto se extendió a Gran Bretaña, convirtiéndose rápidamente en la variante dominante en ambos países. Ha invadido 85 países, llegando a Estados Unidos el pasado mes de marzo y a Houston un mes después.

Tal vez recuerden que otra cepa, vista por primera vez en Gran Bretaña, Alpha (o B.1.1.7), fue reportada como entre un 50 y un 70 por ciento más contagiosa que el virus SARS-CoV-2 original.

Alpha apareció por primera vez en Houston a principios de enero. Ahora Delta, que llegó a Houston en abril, se está propagando un 50 por ciento más rápido.

¿La razón? La nueva variante ataca a las víctimas con una carga viral más pesada, por lo que exhalan más de ella a la intemperie para que otros la atrapen. La variante también parece unirse a las células de las vías respiratorias de manera más efectiva. Todo esto conduce a una variante de propagación más rápida, con una menor exposición necesaria para infectar.

Una investigación publicada en la revista médica británica The Lancet estima que el riesgo de ser hospitalizado por Delta es un 85 por ciento más alto que para las variantes anteriores.

Otro estudio reciente, de la Escuela de Salud Pública del Imperial College de Londres, muestra que los niños y adultos menores de 50 años tienen dos veces y media más probabilidades de infectarse con Delta.

Desde mayo, las personas de 12 a 29 años de edad han representado alrededor de un tercio de las hospitalizaciones, una proporción mayor que en el pasado, informan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos..

¿Dónde se encuentra Delta en los EE. UU.?

Delta se ha detectado en los 50 estados y Washington, D.C.

En general, cuanto menor es la tasa de vacunación, mayor es la incidencia de casos de virus, hospitalizaciones y muertes. Alabama, Arkansas, Georgia, Louisiana, Mississippi, Missouri, Wyoming y West Virginia  se encuentran entre los estados más devastados por Delta y COVID-19 en general.

¿Qué puede  hacer para protegerse?

Vacúnese. Los CDC, AAP y otros grupos médicos están unánimemente de acuerdo: Los beneficios de estar completamente vacunado superan con creces los riesgos mínimos. Por el contrario, los riesgos de no estar vacunado son mucho mayores que los riesgos a menudo exagerados de las vacunas.

Cualquier persona no vacunada que esté inmunocomprometida o tenga dolencias cardíacas o pulmonares debe ser especialmente cautelosa.

La OMS va un paso más allá, instando a las personas vacunadas en todo el mundo a seguir usando mascarillas en espacios interiores.

En cuanto a aquellos que están completamente vacunados, están protegidos contra las variantes, incluso si fueron inoculados antes de que aparecieran Delta y las otras variantes.

Recuerde: Las vacunas de Pfizer y Moderna no tienen plena vigencia hasta 2 semanas después de su segunda inyección. La vacuna única de Johnson and Johnson tampoco ejerce su mayor efecto hasta 2 semanas despues de ser colocada.

Las vacunas aún no se ofrecen a los menores de 12 años, hasta que los CDC y la Administración de Alimentos y Fármacos de los Estados Unidos las aprueben a la espera de los resultados de los ensayos de seguridad a gran escala.

La tasa de COVID-19 entre los niños refleja el retraso. Los diagnósticos de COVID-19 se han duplicado solo este año, a más de 4.04 millones de niños menores de 18 años, informan la Academia Americana de Pediatría y la Asociación de Hospitales Infantiles.

Mientras tanto, los médicos alientan a cualquier persona no vacunada o de alto riesgo a continuar usando mascarillas y/o cubiertas faciales en los espacios interiores, distanciamiento social y lavado frecuente de manos. Para ser más eficaces, las cubiertas faciales deben proteger la nariz y la boca, sin dejar espacios sin cubrir.

También debe considerar restringir los viajes fuera de los EE. UU. y verificar las tasas de vacunación en cualquier destino que considere visitar.

Al considerar la variante Delta, y cualquiera que aparezca en el futuro, mayor ha de ser su motivación para vacunarse. Eso le comprará a usted y a su familia tranquilidad mientras reduce su riesgo de efectos secundarios a largo plazo, hospitalización o muerte.

Si tiene alguna pregunta, acuda a su médico para obtener información precisa.

La información en este artículo fue revisada clínicamente por el Dr. Linda Yancey  y es correcta al 7 de julio de 2021.

Get your daily dose of Health & Wellness


Sign up to receive the latest articles in your inbox.

Aligned in a pattern on a blue background are medicine vials and syringes.

Health

Si aún no está vacunado, le presentamos aquí 8 razones por las que ahora es el momento de hacerlo


Read More

Family

Lo que los padres deben saber sobre la vacuna contra COVID-19 para niños


Read More